Klaush Schwab en Davos: "Los ciudadanos necesitan razones para creer que sus líderes actúan por el bien común" | Corresponsables.com Internacional
ISO 26000:
 Derechos Humanos,  Gobernanza

Klaush Schwab en Davos: "Los ciudadanos necesitan razones para creer que sus líderes actúan por el bien común"

25-01-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker



Estos días se celebra en Davos el Foro Económico Mundial, un encuentro en el que se han abordado cuestiones como los riesgos globales y en el que su fundador, Klaus Schwab, ha abogado por una gobernanza ágil para un mundo fracturado en el que vivimos. Schwab ha comntado que "en un mundo donde la tecnología es tanto un factor de disrupción y la fuerza impulsora del progreso, el mejor enfoque podría ser aplicar las lecciones de la tecnología a la formulación y aplicación mismas de las políticas. Como los empresarios emergentes, los encargados de formular políticas deben buscar más maneras de repetir lo que funciona y dejar de lado lo que no".

En su interveción, el Fundador del Foro ha recordado que "tras un periodo relativamente largo de paz y prosperidad sin precedentes y dos décadas de creciente integración, apertura e inclusión, el péndulo oscila ahora hacia la fragmentación, el nacionalismo y el conflicto". En este sentido, ha hecho mención a la decisión de Estados Unidos de retirarse del Acuerdo de París y ha recordado los movimientos separatistas. "Son acontecimientos que ocurren después de décadas de globalización, que abrieron las puertas a un impresionante periodo de progreso en muchas dimensiones, como la sanidad pública, las rentas nacionales y la desigualdad entre países. Pero la fragmentación actual no gira en torno a estadísticas fútiles, sino a una reacción visceral a las fuerzas que han hecho de cuña entre la economía y la política. En ese espacio que queda abierto, hoy existe tensión, pero también una oportunidad de impulsar la cooperación y compartir el progreso", apuntaba.

Para el hombre que inventó el Foro Económico Mundial, "la revolución de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) ha hecho que la gente de todo el mundo esté más cerca, ha cambiado las relaciones entre las personas y sus comunidades, empleadores y gobiernos, y ha fijado el escenario para un nuevo periodo de desarrollo económico y social nunca antes visto. Y, sin embargo, la aspiración humana por la libertad (la oportunidad de construir una vida significativa y de logros para uno mismo y su comunidad) se mantiene intacta".

Según el hombre más influyente del planeta "en la Cuarta Revolución Industrial, las políticas deben dar cuenta de los sistemas industriales intersectoriales, regionales y globales que están dando una nueva forma al mundo, y todos los actores (sean estos el gobierno, las empresas o la sociedad civil) no tienen más opción que demostrar su compromiso a través de formas nuevas de colaboración". En este punto, ha recordado que la fórmula para crear sociedades inclusivas se basa en invertir en educación, reducir barreras a la movilidad social y económica, y fomentar la competencia. Y aunque esta fórmula es conocida por todos, el director del Foro Económico Mundial insiste en que "mientras que algunos países necesitarán más formación o seguros salariales, otros podrían precisar de planes de ingreso mínimo garantizado y medidas para reducir la brecha de género. Los gobiernos, las empresas y la sociedad civil deben colaborar para experimentar en estas y otras muchas áreas, y los ciudadanos necesitan razones para creer que sus líderes actúan por el bien común".

"Además, el sector tecnológico nos enseña que la colaboración entre los actores involucrados es la mejor manera de aprovechar los talentos de manera efectiva y crear un entorno estimulante y que tome riesgos. En circunstancias siempre cambiantes e impredecibles, los líderes deben estar dispuestos a adaptarse, explorar, aprender y ajustarse sin fin. El liderazgo en un mundo fracturado significa ver más allá de la actual discordia hacia un nuevo futuro en común. Precisa de la valentía de intentar algo nuevo a sabiendas de que puede fracasar. No tenemos más opción que tomar esos riesgos. El péndulo no oscilará de regreso al progreso colectivo por sí mismo. Debemos empujarlo al mostrar que todavía es posible la colaboración entre los actores interesados, incluso en un mundo fracturado".