Lo que nos ha dejado Davos en 2018 | Corresponsables.com Internacional

Lo que nos ha dejado Davos en 2018

29-01-2018
En Davos 2018 se ha celebrado por primer vez un panel de copresidentes exclusivamente femeninos/ Foto: WEF
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker



En Davos se reúnen cada año empresas, gobiernos, líderes de estado y sociedad civil…En esta ocasión el Foro Económico Mundial ha acogido más de 400 sesiones que se podrían resumir en las siguientes grandes intervenciones.

El primer ministro indio Narendra Modi participaba en el primer día de Davos y, durante su intervención, señala numeró el cambio climático, el terrorismo y la reacción en contra de la globalización como los tres desafíos más importantes para la civilización actual.

Por su parte, los Copresidentes de Davos abordaron la necesidad de crear un futuro compartido en un mundo fracturado. Este Foro Económico Mundial ha sido el primero en el que se ha llevado a cabo un panel de copresidentes exclusivamente femeninos, algo que la directora gerente del FMI Christine Lagarde celebró. Lagarde manifestó que estamos económicamente en un punto dulce y esto nos permite centrarnos en las responsabilidades compartidas.

La primera ministra noruega Erna Solberg pidió un nuevo enfoque en la corrupción y los flujos de dinero ilegal y pidió medidas para una mayor igualdad de género. Mientras, Chetna Sinha, fundadora y presidenta de la Fundación Mann Deshi, pidió acceso financiero para todos. Anunció un fondo de inversión alternativo para mujeres empresarias por valor de 100 millones de rupias.

Ginni Rometty, de IBM, pidió una mayor transparencia en la tecnología, un conjunto de principios para administrar los datos y trabajadores preparados para el futuro del trabajo. Isabelle Kocher, por su parte, expresó su deseo de conciliar el crecimiento económico y el desarrollo con el bien social.

La directora general del CERN, Fabiola Gianotti, dijo que la pasión por el conocimiento y el aprendizaje es una pasión compartida por toda la humanidad. Mientras la secretaria general de la CSI, Sharan Burrow, consideró que “el mundo necesita renegociar un nuevo contrato social y volver a redactar las reglas”.

El fundador y presidente ejecutivo de Alibaba, Jack Ma, habló sobre algunos de los desafíos clave que enfrenta el mundo. En este sentido, señaló: "La inteligencia artificial, el big data es una amenaza para los seres humanos. Creo que debe apoyar a los seres humanos. La tecnología siempre debe servir a las personas, no deshabilitarlas". Quien también habló sobre la inteligencia artificial fue el jefe de Google, Sundar Pichai, en una entrevista personal en la que sostuvo que “la inteligencia artificial es más importante para la humanidad que el fuego o la electricidad”.v"Los riesgos son sustanciales, pero la forma en que podemos resolverlos es mirando hacia adelante, pensando en la seguridad de la IA desde el primer día, y siendo transparentes y abiertos sobre cómo lo llevamos a cabo", añadió.

Líderes de Estado en Davos

"America First no significa Estados Unidos solo", aseguró el presidente estadounidense, Donald Trump, en su discurso, quien también hizo una valoración de la economía en EEUU asegurando que "el mundo está presenciando el resurgimiento de una América fuerte y próspera... Estados Unidos está abierto para hacer negocios".

Angela Merkel invocó las lecciones de la historia cuando tomó el escenario de Davos. Para la canciller alemana, “los desafíos de hoy solo pueden resolverse mediante la colaboración y la apertura, no construyendo muros”. Por su parte, el presidente de Francia, Manuel Macron ofreció un discursó global en el que trató desde el cambio climático hasta los recortes. Al igual que Merkel, destacó la necesidad de cooperación internacional para, posteriormente, hacer un llamamiento a la comunidad global para abordar las desigualdades puestas en juego por el capitalismo global.

La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, explicó que el Reino Unido estaba apostando en los principios que hacen que el comercio mundial funcione para todos. Y aseguró que cuando el país abandone la UE, “seguirá abogando por el comercio mundial, haciendo nuevos acuerdos bilaterales con países de todo el mundo”.

Un llamamiento a la igualdad de género

Uno de los discursos que más repercusión ha generado en Davos fue el del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, quien sostuvo que los esfuerzos que se están haciendo para poner fin a la igualdad de género no son suficientes. Trudeau también denunció el acoso sexual. En esta línea, Peggy Johnson de Microsoft, habló sobre la cantidad de tiempo que las mujeres desperdician evitando las confrontaciones sexuales con colegas y personas mayores. Ella dijo: "Cuando #MeToo salió, mis amigos dijeron que debería llamarse #WhoHasn't".

Por su parte, Malala Yousafzai abordó en su intervención la educación de los hombres jóvenes sobre el tema de los derechos de las mujeres. Para la Premio Nobel de la paz este “es un paso crucial para terminar con la desigualdad de género”. Malala también habló de feminismo y derechos de las mujeres instando a la corresponsabilidad de los hombres para lograr alcanzar la igualdad de género: "Los hombres tienen un gran papel que jugar... Tenemos que enseñar a los niños pequeños a ser hombres. Para ser un hombre, debes reconocer que todas las mujeres y todos los que te rodean tienen los mismos derechos y que formas parte de este movimiento por la igualdad".

Desigualdad y refugiados

La actriz Cate Blanchett, también presente en el Foro, habló sobre su trabajo como Embajadora de Buena Voluntad del ACNUR para crear conciencia sobre la crisis de los refugiados. Para Blanchett, “una gran parte del problema es la desinformación sobre los refugiados, quienes son vilipendiados en los medios”. Asimismo, considera que “el mundo en desarrollo asume la carga pero al mundo desarrollado se le dice que los refugiados serán una carga”.

En el marco de Davos, Oxfam ha presentado su informe Premiar el trabajo, no la riqueza, a través del que denunció que el 82% de la riqueza generada el año pasado se destinó al 1% más rico de la población mundial, mientras que los 3.700 millones de personas que conforman la mitad más pobre del mundo no vieron un aumento en su riqueza.