SUST4IN organiza una jornada sobre la nueva ley que cientos de empresas españolas tendrán que cumplir | Corresponsables.com Internacional
ISO 26000:
 Gobernanza,  Prácticas Justas de Operación,  Prácticas Laborales
Grupos de interés:
 Grandes empresas,  PYMES

SUST4IN organiza una jornada sobre la nueva ley que cientos de empresas españolas tendrán que cumplir

31-01-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

Centenas de empresas españolas tienen hasta el 31 de marzo para preparar, además del informe de gestión financiero, un informe “no financiero”, que contenga información relativa, por lo menos, a cuestiones ambientales y sociales, así como relativas a diversidad, al personal, al respeto de los derechos humanos y a la lucha contra la corrupción y el soborno. Es lo que determina el Real Decreto-Ley 18/2017 y consecuente transposición de la Directiva Europea 2013/34/UE. Otras centenas de empresas, filiales de multinacionales europeas, también tendrán que aportar información adicional a sus matrices.

SUST4IN ha organizado este martes en Madrid la jornada 'Informes no financieros' con el fin de exponer y dar a conocer los cambios y acuerdos que tendrán lugar con la nueva legislación, que ya está en vigor en España y en toda Europa. El acto dio comienzo con la intervención de Marcio Viegas, fundador y director general de SUST4IN, quien destacó que “no hay que subestimar el impacto de la nueva legislación", puesto que "incluso las empresas más avanzadas están revisando sus procedimientos y acelerando la emisión de sus informes”. Además destacó un dato revelador: "el 87% de las empresas no publican Informes Integrados <IR>". 

Por otro lado, Viegas hizo hinzapié más allá del estricto cumplimientos de plazos, puesto que considera que “en cualquier caso, y más allá de las obligaciones legales, la transparencia es positiva para la sociedad, para los inversores, consumidores y especialmente para las propias empresas”. 

La ponencia principal estuvo a cargo de Germán Granda, director general de Forética, quien afirmó que “la transparencia de aspectos sociales, ambientales y de buen gobierno (ASG) ayuda a un mejor control de riesgos, a una identificación de áreas de preservación de valor de la compañía, y a su vez refuerzan el compromiso de los grupos de interés con la organización”. Asimismo, añadió que "los clientes e inversores tienen un interés creciente en la transparencia e integridad de las empresas, su bien gobierno, y en lo referente a materia medioambiental y social", por lo que la "información no financiera se está convirtiendo más en una exigencia de mercado que de la legislación". 

El Real Decreto-Ley, que fue convalidado por el Congreso de Diputados el pasado 13 de diciembre, confirmó las nuevas obligaciones y plazos de la nueva legislación de carácter urgente. Carlos de Miguel Perales, abogado de los despachos Uría Menéndez, y Daniel Vázquez García, de Dentons, han sido quienes han entrado más a fondo en la normativa, la cual consideran jurídicamente "poco concreta en algunos puntos, como la calidad que ha de tener la información expuesta". No obstante, han hecho una evaluación general de los nuevos requisitos, posibles sanciones y sobre cómo aprovechar esta oportunidad para generar más confianza y crear valor en las empresas.

A continuación, dos compañías referentes en la rendición de cuentas han expuesto sus casos concretos: Ferrovial, de la mano de Ana Peña, responsable de Medio Ambiente, Cambio Climático y Calidad; y OHL, con María Ruspoli, directora de Responsabilidad Social Corporativa. Ambas han coincidido en que la información que habrá que facilitar con la nueva ley no les resulta preocupante porque está integrada en su ADN y reportes, sin embargo, el reto a superar ahora lo encuentran en el cumplimiento de la fecha exigida -31 de marzo-, pues tienen presencia en gran cantidad de países. Algo que creen que también le pasará a otras multinacionales.