ODS10. Los tópicos que amenazan de nuevo a África Oriental | Corresponsables.com Internacional
ISO 26000:
 Participación Activa y Desarrollo de la Comunidad
Grupos de interés:
 Tercer sector
Sectores:
 Entidades No Lucrativas

ODS10. Los tópicos que amenazan de nuevo a África Oriental

La cría de enjambres de langostas, los impactos económicos de la COVID-19 y la sequía viene de nuevo a ralentizar el desarrollo del continente africano. 

27-03-2021

Según la Organización para la Agricultura y la Alimentación, numerosos enjambres inmaduros de langostas continúan migrando desde el este de Etiopía y el centro de Somalia hasta el sur de Etiopía y Kenia. Algunos enjambres se han dirigido al noreste de Etiopía, hasta Eritrea. También se han observado en el noreste de Tanzania y en el norte de Somalia. 

Se espera que las operaciones de control intensivas reduzcan las poblaciones actuales. Sin embargo, las lluvias que cayeron durante la última semana de febrero y las que están previstas con el comienzo de la temporada de lluvias, facilitarán el que los enjambres maduren rápidamente en el norte de Kenia y el sur de Etiopía y pongan huevos. Estos huevos podrían eclosionar a finales de marzo, lo que provocaría la formación de nuevas bandadas. 
 

La situación actual en África Oriental sigue siendo alarmante

Según la Red de Sistemas de Alerta Temprana de Hambrunas, es probable que este año se produzca una segunda temporada consecutiva de lluvias (de marzo a mayo) por debajo del promedio habitual en el este del Cuerno de África, debido a las consecuencias de La Niña. Esto, unido a una infestación generalizada de langostas del desierto, dará lugar probablemente a otra escasa producción agrícola y ganadera, lo que reducirá los ingresos, restringirá sustancialmente el consumo de alimentos y leche, y aumentará los conflictos basados en los recursos. 

Desde el comienzo de las diversas plagas de langostas a principios del año pasado, World Vision ha estado presente en diferentes actividades con el fin de poner freno a su propagación. Las acciones que ha emprendido la ONG incluyen movilización y sensibilización de la comunidad y apoyo logístico a los gobiernos para llevar a cabo la vigilancia y la evaluación de esta emergencia, además de la salvaguarda y apoyo de la recuperación temprana de los medios de vida.

La actual crisis de la langosta, unida a la pandemia de la COVID-19, podría exacerbar el hambre y la desnutrición en una región donde casi 25,5 millones de personas ya padecen inseguridad alimentaria severa debido a conflictos prolongados, desafíos macroeconómicos a largo plazo, la crisis climática y los impactos económicos de la COVID-19.