ODS17. Autoridades de América Latina y el Caribe y de las Naciones Unidas llaman a cambiar el modelo de desarrollo para superar actual crisis | Corresponsables.com Internacional
ISO 26000:
 Prácticas Justas de Operación
Grupos de interés:
 Tercer sector,  Administraciones y Empresas Públicas
Sectores:
 Servicios Ciudadanos

ODS17. Autoridades de América Latina y el Caribe y de las Naciones Unidas llaman a cambiar el modelo de desarrollo para superar actual crisis

El trigésimo octavo período de sesiones de la CEPAL tratará los planes de reconstrucción que tendrán componentes sociales y ambientales

27-10-2020

El trigésimo octavo período de sesiones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el encuentro bienal más importante de este organismo regional de las Naciones Unidas, fue inaugurado hoy con un llamado a cambiar el modelo de desarrollo y redoblar esfuerzos hacia una recuperación pos-COVID-19 guiada por los principios del desarrollo inclusivo, la igualdad y la sostenibilidad.

La reunión concluirá el miércoles 28 de octubre y se realiza por primera vez en la historia del organismo de manera virtual debido a la pandemia, fue inaugurada por los Presidentes de Costa Rica, Carlos Avarado, y Cuba, Miguel Díaz-Canel, junto al Secretario General de la ONU, António Guterres, la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, el Secretario General de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), Ángel Gurría, y la Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva (vía mensaje de video).

A la reunión concurren autoridades y representantes de los 46 estados miembros de la CEPAL y los 14 miembros asociados, de las agencias fondos y programas del sistema de las Naciones Unidas en la región, los 25 coordinadores residentes, representantes de la sociedad en su más diversa expresión, así como instituciones académicas, organizaciones sindicales y personalidades del sector privado.

En sus palabras de apertura, el Secretario General de la ONU, António Guterres, expresó su satisfacción por estar nuevamente en la inauguración de un período de sesiones de la CEPAL, dado que también participó en la apertura del trigésimo séptimo encuentro realizado en 2018 en La Habana, Cuba.

“Vuelvo a encontrarme hoy con ustedes en un mundo muy diferente de aquel, y me veo obligado a hacerlo desde la distancia física a la que nos obliga la pandemia del COVID-19. El año 2020 ha colocado al mundo frente a un escenario inédito. Ningún país y ninguna persona escapa los impactos de la pandemia. Esto pone más que nunca a la cooperación y el multilateralismo en el centro de nuestro trabajo”, señaló la máxima autoridad de las Naciones Unidas.

“La pandemia marca un antes y un después y deja al mundo un mensaje claro: la solidaridad es, hoy más que nunca, nuestra única tabla de salvación. En julio presenté un informe especial sobre los impactos del COVID-19 en la región. En él analizamos las múltiples desigualdades y vulnerabilidades y pusimos de relieve la necesidad de un cambio profundo en el modelo de desarrollo”, recordó Guterres.

En esa línea, la CEPAL presentará mañana su nuevo documento Construyendo un nuevo futuro: una recuperación transformadora con igualdad y sostenibilidad. El documento da seguimiento específico a los principios que planteé en la Asamblea General sobre la urgencia de avanzar hacia un nuevo pacto global social y ambiental que incluya una transición energética sostenible”, declaró el Secretario General, quien reiteró además el compromiso de las Naciones Unidas para apoyar a los países de la región y acompañarlos en su empeño por hacer frente a este desafío, y a imaginar un nuevo paradigma de desarrollo que sea incluyente, igualitario y sostenible.

Por su parte, el Presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, resaltó la importancia de una cooperación articulada entre países a todos los niveles para poder superar las múltiples crisis que enfrenta América Latina y el Caribe.

“Es indispensable seguir apostando por un multilateralismo renovado y fortalecido, por la cooperación solidaria y la búsqueda de soluciones concertadas e innovadoras. No habrá desarrollo sin paz, ni paz sin desarrollo. Reiteramos nuestro compromiso con la cooperación solidaria sobre la base del respeto mutuo, la ayuda desinteresada y la complementariedad, bajo el principio invariable de compartir lo que tenemos, no lo que nos sobra”, declaró el mandatario.

También realizó un reconocimiento a la accción de la CEPAL, y en particular a su Secretaria Ejecutiva Alicia Bárcena, por su dedicación y esfuerzo en pos del desarrollo sostenible en América Latina y el Caribe, y manifestó su apoyo y buenos deseos a Costa Rica, país al cual Cuba traspasa la Presidencia de la CEPAL en este trigésimo octavo período de sesiones de la Comisión.
En tanto, en su mensaje enviado al encuentro la Directora Gerente del FMI, Kristalina Georgieva, precisó que la pandemia es sobre todo una tragedia humana. “América Latina y el Caribe ha sido muy golpeada. Es una tragedia económica también. La región no retomará los niveles de PIB previos a la pandemia hasta 2023. Y se prevé que la desigualdad siga aumentando”, señaló.

Georgieva explicó que desde el comienzo de la crisis, el FMI ha extendido su apoyo financiero a la región en 64 mil millones de dólares, y expresó su voluntad de hacer más, sobre todo, para ser un socio confiable y comprometido de los países.
“Esta es una oportunidad única en un siglo para construir un mundo que sea más justo y equitativo, más verde y sustentable, más inteligente y resiliente frente a los cambios. Un mundo que nuestros hijos merecen”, finalizó la máxima directiva del Fondo.

En su intervención, el Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría, indicó que para asegurar una recuperación sustentable e incluyente, los países de América Latina y el Caribe tienen que aprovechar la crisis para renovar el pacto social, poniendo el bienestar como objetivo principal de las políticas públicas.

“La región está enfrentando una de las crisis más graves de su historia. La única manera de salir de ella y evitar que vuelva a suceder algo tan grave es reconstruir mejor. En América Latina eso significa poner énfasis en el bienestar y la cohesión social”, declaró.

Por su parte, en su discurso inaugural del trigésimo octavo período de sesiones de la CEPAL, la Secretaria Ejecutiva Alicia Bárcena destacó la profunda vocación integradora y multilateral de Costa Rica, país que hoy asume la Presidencia de la CEPAL, y subrayó el apoyo, liderazgo, compromiso y colaboración brindada por Cuba durante los dos años a cargo de la Presidencia de la Comisión.

El COVID-19 ha evidenciado y magnificado los problemas estructurales del modelo de desarrollo en América Latina y el Caribe: desigualdades entrecruzadas, crecimiento mediocre, baja productividad, insuficiente diversificación de exportaciones, poco espacio fiscal y deterioro ambiental creciente. Tal como dijo el Secretario General, António Guterres, en su informe sobre el impacto de la crisis en la región, la recuperación posterior a la pandemia debería ser una oportunidad para transformar el modelo de desarrollo de América Latina y el Caribe y, al mismo tiempo, fortalecer la democracia, salvaguardar los derechos humanos y mantener la paz, en consonancia con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, declaró la alta funcionaria de las Naciones Unidas.

Frente al difícil escenario que está presentando la crisis -con una fuerte contracción económica de -9,1% y del comercio regional de -14%, un aumento de la desocupación de 44 millones de personas, de la pobreza en 45 millones, con efectos especialmente graves sobre las mujeres, los jóvenes, los indígenas, los afrodescendientes y los migrates- Bárcena resaltó las siete propuestas que la CEPAL ha planteado para conectar la emergencia con la recuperación: 1) Extender el ingreso básico de emergencia por 12 meses a toda la población en pobreza; 2) Ampliación de plazos y períodos de gracia en los créditos a MiPymes; 3) Una canasta básica digital para garantizar la inclusión digital de 40 millones de hogares que no están conectados; 4) Políticas fiscales y monetarias expansivas que sostengan un período más largo de gasto; 5) Solidaridad internacional: alivio de deuda en el Caribe y pago de intereses en Centroamérica y crear fondos subregionales de resiliencia; 6) Planes de recuperación e inversión en torno a sectores dinamizadores, con soluciones basadas en la naturaleza; y 7) Cierre de brechas para alcanzar regímenes universales de salud y protección social.

“En el documento de posición que entregaremos mañana, presentamos evidencia económica sobre la importancia de poner en marcha una combinación virtuosa de políticas sociales y ambientales que, de la mano de las políticas económicas, tecnológicas e industriales, se conviertan en la base para un nuevo proyecto de desarrollo. Con este documento estamos concretando la urgencia de crecer para igualar e igualar para crecer”, enfatizó Alicia Bárcena.

“Proponemos sustituir la cultura del privilegio por una cultura de la igualdad que garantice derechos, construya ciudadanía y difunda capacidades y oportunidades. Se precisan nuevas formas de gobernanza mundial para proveer colectivamente de bienes públicos globales, como la salud universal (una vacuna contra el coronavirus para todos), la seguridad climática y la protección de la atmósfera, la estabilidad financiera y la paz y los derechos humanos”, declaró la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.
Finalmente, y para dar por inaugurada oficialmente la reunión, el Presidente de Costa Rica tomó la palabra para indicar que su país asume la Presidencia de la CEPAL con mucho entusiasmo y reafirmó su compromiso a impulsar el mandato de esta Comisión considerando los principios de cooperación internacional, solidaridad y  promoción de los derechos humanos, sin dejar a nadie atrás.

“La pandemia ha dejado al descubierto las profundas brechas de desarrollo que atraviesan nuestras sociedades: la desigualdad, la pobreza, la precariedad laboral, la brecha tecnológica, la urbanización precaria y la desigualdad de género”, señaló el Presidente Alvarado. “Son tiempos muy complejos para la región y para cada uno de nuestros países. Por eso las discusiones de estos tres días serán más relevantes que nunca”, destacó.

“El alto endeudamiento y el escaso espacio fiscal, limita las posibilidades de los Estados para responder adecuadamente a los efectos de la pandemia. Ante este panorama, las políticas existentes son insuficientes. Significa que debemos incorporar más actores al diálogo. Debemos construir nuevos pactos sociales. Todos los sectores están llamados a contribuir”, enfatizó el mandatario costarricense.

Hacemos un llamado a la comunidad internacional y regional para acordar un plan global, similar a un ‘plan Marshall’ para recuperación de la pandemia y sus consecuencias económicas y sociales, que según la ONU debería ascender al menos al 10% del PIB mundial. Como parte de ese plan global es necesario aumentar la liquidez y el acceso al financiamiento en condiciones favorables para nuestros países. Por ello hemos llevado adelante la propuesta del Fondo para Aliviar la Economía del COVID-19 (FACE)”, señaló el Presidente Alvarado.

El Presidente de Costa Rica agradeció también a la CEPAL y a Alicia Bárcena por su claridad y sus herramientas y propuestas comprehensivas para abordar la crisis. “Nuestra respuesta a los retos actuales debe responder a las tres crisis estructurales que plantea la CEPAL: la crisis de la desigualdad, la crisis económica y la crisis ambiental. Solo hay un camino: salir adelante y salir mejor, no dejar a nadie atrás y ‘tomar el toro por el cuerno’ “, declaró finalmente Alvarado.

Durante el trigésimo octavo período de sesiones de la CEPAL se realizará un diálogo de cancilleres y de altas autoridades de América Latina y el Caribe sobre la recuperación económica pos-COVID-19 y sesionará el Comité de Cooperación Sur-Sur. El martes 27 de octubre la Secretaria Ejecutiva Alicia Bárcena presentará el documento de posición Construir un nuevo futuro: una recuperación transformadora con igualdad y sostenibilidad, mientras que el miércoles 28 la CEPAL entregará su informe de actividades con la labor realizada, incluyendo las de sus órganos subsidiarios, y se definirán los mandatos que orientarán su trabajo durante 2022