Telefónica espera que más del 50% de su electricidad venga de fuentes renovables a finales de 2018 | Corresponsables.com Internacional
ISO 26000:
 Medio Ambiente
Grupos de interés:
 Grandes empresas
Sectores:
 Energía e Infraestructuras,  Telecomunicaciones

Telefónica espera que más del 50% de su electricidad venga de fuentes renovables a finales de 2018

25-10-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

Telefónica prevé que más el 50% de su consumo de electricidad proceda de fuentes renovables a cierre de 2018 gracias a su Plan de Energía Renovable, frente al 47% registrado a finales de 2017, destacando que los principales avances se han producido este año en Brasil, México y Chile. Para 2019 la compañía espera superar el 70%. 

Telefónica subraya que de esta manera supera el objetivo marcado para 2018 en este plan, que le reportará al grupo un ahorro potencial del 6% en la factura de energía en 2020 y de hasta un 26% en 2030, al mismo tiempo que evitará que lleguen a la atmósfera cada año alrededor de 1,5 millones de toneladas de CO2 en 2030.

El Plan se apoya en cuatro líneas de acción en función de los diferentes mercados en los que opera y la regulación vigente en cada uno: adquisición de electricidad renovable con garantía de origen; acuerdos de compra de energía a largo plazo (PPAs); acuerdos bilaterales de menor duración y autogeneración.

"La transición de Telefónica hacia la descarbonización es un hecho. Estamos creciendo al mismo tiempo que controlamos nuestro consumo de energía y usamos electricidad renovable. Esto es positivo tanto para la compañía como para los clientes y el planeta. Con ello no solo estamos reduciendo nuestros costes de operación, sino que también ofrecemos a nuestros clientes una red más verde, con la que juntos podemos contribuir a frenar el cambio climático", ha explicado el director de Sistemas y Redes de Telefónica, Enrique Blanco.

 

Sostenibilidad en todo el mundo

Entre los distintos avances, destaca que el 100% del consumo de energía de Telefónica en Brasil provendrá de fuentes renovables desde noviembre y en diciembre esta filial contará con generación distribuida de energía proveniente de Centrales Generadoras Hidroeléctricas (CGHs) en el área de concesión de la Compañía Energética de Minas Gerais, lo que reducirá un 65% sus emisiones de CO2 a partir de 2019.

Por su parte, en México, Telefónica ha empezado a consumir energía del parque solar más grande del país, Kaixo Solar, que cuenta con una extensión similar a la de 200 campos de fútbol y que hará que el 40% del consumo de electricidad de la compañía en el país sea renovable.

En países más regulados como Chile, Telefónica compra un 20% de su energía eléctrica en el mercado libre, lo que le ha permitido optar por un suministrador renovable. En Uruguay y Costa Rica, ha seguido potenciando el uso de energía solar y son ya prácticamente 100% renovables gracias al mix de generación del propio país.

Además de la compra, Telefónica apuesta por incorporar la autogeneración renovable en los emplazamientos más idóneos. En consecuencia, la empresa tiene actualmente más de 4.000 estaciones base que funcionan con energía renovable y en países como Uruguay está apostando por vender incluso la energía limpia excedente de su actividad a la red de distribución eléctrica.

Telefónica cuenta además con el Programa de Eficiencia Energética para cumplir los compromisos globales de la compañía en Energía y Cambio Climático para el periodo 2015-2020, avalados por la iniciativa Science Based Targets (SBTi) por contribuir a la reducción de emisiones de CO2 establecida en el Acuerdo de París.

En este sentido, destaca que logró en 2017, con dos años de antelación, reducir en un 50% el consumo de energía por unidad de tráfico y este año alcanzará la meta de un 50% de electricidad de fuentes renovables, fijada para 2020. Los otros objetivos son comenzar a desligar el crecimiento del negocio de las emisiones de gases de efecto invernadero, disminuyéndolas un 30% en términos absolutos para 2020 y un 50% para 2030; ahorrar 90 millones de euros por proyectos de eficiencia energética; y alcanzar en 2030 que el 100% de la electricidad venga de fuentes renovables.