Voluntariado Corporativo: un valor añadido para las empresas | Corresponsables.com Internacional
ISO 26000:
 Gobernanza,  Prácticas Laborales
Grupos de interés:
 Grandes empresas,  PYMES,  Tercer sector

Voluntariado Corporativo: un valor añadido para las empresas

05-12-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

Desde 1985, cada 5 de diciembre se celebra el Día Internacional de los Voluntarios (DIV) con un doble objetivo. En primer lugar, reconocer la labor y la dedicación de los voluntarios y de las organizaciones que lo sustentan, y por otro, informar y concienciar a la sociedad –incluyendo al tejido empresarial- sobre el impacto positivo de las acciones de voluntariado en la consecución de la paz y el desarrollo sostenible.

Cada día miles de personas se ofrecen como voluntarios proporcionando conocimiento, servicios básicos, asistencia técnica, acompañamiento… por y para el bien de las comunidades, ya sea a nivel local, nacional o internacional. Esta ayuda permite tanto a las personas que lo practican como a la sociedad desarrollarse y crecer en distintas facetas de la vida.

Este año, esta fecha elegida por la Asamble General de Naciones Unidas, celebra los esfuerzos de los voluntarios en fortalecer el ámbito local y la resilencia de las comunidades a la hora de enfrentarse a los desastres naturales, los problemas económicos y las conmociones políticas. Con este tema, se quiere destacar la capacidad de los voluntarios para construir comunidades resilentes.

Hoy en día, el voluntariado impulsado desde las empresas va más allá de una moda. Se ha convertido en una manera de crear cultura corporativa y reputación, de engagement y retención de talento, de fomento de una ética y valores en línea con la Responsabilidad Social. El voluntariado se ha convertido en una manera de devolver a la sociedad, llegando a surgir los conceptos de ‘valor compartido’ y ‘economía social’.

Las iniciativas de voluntariado pueden ser de muy diversa índole: medioambiental, social, cultural, etc. Independientemente de ello, lo importante es el aporte de valor a la sociedad y a las personas que la conforman. En palabras de Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco, “el voluntariado corporativo permite que los empleados se sientan parte de la RSE de la compañía, lo que incrementa su orgullo de pertenencia por trabajar en una organización comprometida con las necesidades del entorno. Al mismo tiempo, incrementa su autoestima, generándoles un sentimiento de satisfacción por poder ayudar a los demás desde su propia empresa. Ello tiene una incidencia directa en la mejora del clima laboral”.

En el estudio de ESADE sobre el Voluntariado Corporativo en España, la perspectiva que se ofrece sobre el voluntariado es de herramienta de cohesión entre empresa y sociedad, ya que permite a las empresas involucrar a los profesionales en sus programas de RSC y pone a sus profesionales como protagonistas de las acciones junto a los grupos de interés.

La sociedad ve las acciones de la empresa de forma directa y tangible como acciones de RSC materializadas de forma real, lo que conlleva finalmente a crear lazos de unión entre empresa y sociedad. Asimismo, es importante destacar que las acciones de voluntariado deben ser también promovidas y realizadas por la alta dirección para que ‘calen’ y sean realmente vistas como un compromiso del conjunto de la organización.

 

Voluntariado corporativo en España

El pasado mes de abril, tuvo lugar Give & Gain 2018, la VIII Semana Internacional del Voluntariado Corporativo. Una iniciativa mundial, impulsada por Forética en España, que contó con el apoyo de numerosas empresas, entidades sociales e instituciones.

Give & Gain se centró en generar el mayor impacto posible en la mejora de las condiciones de vida de las comunidades más vulnerables y en su inclusión social y laboral. Más de 70 empresas de diferentes sectores económicos (energético, restauración, hostelería, alimentación, banca, tecnologías, instituciones públicas, entre otros) en colaboración con más de 90 ONG realizaron diferentes acciones de voluntariado corporativo en las que participaron más de 1.600 voluntarios en proyectos sociales, ambientales, deportivos, culturales o formativos. Como resultado, más de 10.000 personas se vieron beneficiadas.

Estos datos lo que refleja es el gran compromiso y el poder de las alianzas que se genera cuando organizaciones de distinta naturaleza e índole trabajan mano a mano por un bien común. De ese modo, se continúa caminando hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y el fin último de la Agenda 2030: no dejar a nadie atrás.
 

Ventajas del voluntariado

  •  Para los propios empleados

Gracias al voluntariado, los empleados desarrollan habilidades clave que mejoran su competitividad: liderazgo, capacidad para trabajo en equipo, empatía, tolerancia, innovación, etc. También permite a quien lo practica descubrir afinidades comunes con otros empleados y sentirse parte de un proyecto común, comprometido con las necesidades sociales. Al mismo tiempo, incrementa su autoestima, generándoles un sentimiento de satisfacción por poder ayudar a los demás.

  • Para la empresa

El voluntariado es la mejor herramienta para implicar a los empleados en la estrategia de Responsabilidad Social Corporativa. Se sienten parte de ella, identificándose con los valores sociales de la compañía y convirtiéndose en los mejores embajadores de la marca. De ese modo, mejora la satisfacción de los empleados, lo que tiene efecto en los resultados de la compañía. 

Las acciones de voluntariado enriquecen la comunicación interna, creando nuevas relaciones entre los empleados de diferentes departamentos, áreas y niveles de la organización. Además, mejoran significativamente la imagen y reputación de la empresa, reforzando la lealtad externa hacia la marca.

  • Para la sociedad en general

Las actividades de voluntariado corporativo logran un crecimiento exponencial de la masa de voluntarios disponibles. Surgen nuevas personas dispuestas a colaborar con este tipo de causas (que antes no lo habían hecho, quizás, por no haber encontrado ocasión) y pueden difundir la experiencia en sus círculos sociales: trabajo, familia, amigos, etc.

El voluntariado corporativo sensibiliza a trabajadores que, a priori, no tenían un especial interés por estas actividades, al tener una opción de vida más individualista. La experiencia de la Fundación Adecco ha constatado que hay un porcentaje importante de empleados que descubren su espíritu social gracias a que la empresa les brinda la oportunidad. Al sensibilizarles, se generan cambios de conducta (por ejemplo, empiezan a considerar en mucho mayor grado el impacto social que tendrán sus decisiones).

Por otro lado, el voluntariado corporativo acorta la brecha social y económica entre personas de diferentes niveles socioeconómicos; y permite generar un nuevo canal entre la empresa, sus empleados y la sociedad, que se traduce en un mayor conocimiento de las necesidades sociales por parte de la organización, que podrá estar al día de lo que demanda su entorno, e implicarse con ello.